Hyundai Bayon

PIN

Desde el exitoso lanzamiento de su atípico Kona, Hyundai ha decidido apostar por un diseño “polarizante” para su familia SUV. Desde la llegada del Kona, el buque insignia con motor de hidrógeno Nexo, así como el Santa Fe y el Tucson, han seguido su ejemplo. El último miembro de la familia, el Bayon, también apuesta por un aspecto “atípico”. Dependiendo de su gusto, puede gustarle o no su aspecto. Pero al menos permite que el Bayón no se hunda en el anonimato en un segmento inundado de competidores…

Técnicamente, este Bayon es una variante crossover del reciente i20, señala Crestanevada Girona. Por lo tanto, no se trata de disfrutar de una transmisión 4X4 como en otros SUV del catálogo coreano. De hecho, en la práctica, este Bayon se parece más al anterior i20 Active. Pero esta vez no se contenta con simples protecciones de plástico que ya no son una ilusión en la era del rey de los SUV… Además de una altura libre al suelo ligeramente superior a la del i20, el guardarropa del Bayon se ve en este caso reforzado por una carrocería limpia. Lo único que tienen en común es la presencia de una “falsa” franja luminosa que conecta las dos luces traseras. En el Bayon, no se ilumina más que el del i20…

Al mismo tiempo, el Bayón se ha estirado ligeramente para mejorar su practicidad. Aunque mantiene exactamente la misma distancia entre ejes (2,58 m) que su hermano i20, el SUV con nombre inspirado en la ciudad francesa de Bayona estira su carrocería 14 cm.

Alcanzando los 4,18 m, este Bayon parece pisar los talones del Kona con su tamaño idéntico (4,16 m y luego 4,20 gracias a sus nuevos parachoques cuando fue reestilizado). Sin embargo, el Bayón no está en la misma liga técnica. El recién llegado se conforma con una base técnica más sencilla y no se ofrecerá como híbrido, 4×4 o variante eléctrica, a diferencia del Kona. Por otra parte, esta “modestia” le permite magnificar sus aspectos prácticos gracias a un embalaje más fácilmente explotable. Por ejemplo, su volumen de maletero es de 411 litros, frente a los 374 litros del Kona equivalente.

Como ya ocurría con el i20, optar por la versión microhíbrida de 48 voltios del Bayon supone sacrificar parte de este volumen de carga. La batería instalada bajo el doble suelo reduce el espacio disponible en 90 litros hasta los 321 litros. En la práctica, sin embargo, el Bayon ofrece una relación espacio/acomodación/valor bastante interesante para el segmento, aunque se conforme con una modularidad bastante básica.

A excepción de la versión de acceso propulsada por un motor atmosférico de 1,2 litros de 84 CV, que está pensada para situar el ticket de entrada del Bayon por debajo de la psicológica marca de los 20.000 euros (19.299 euros), la oferta mecánica se basa exclusivamente en el 1,0 litros turbo de 100 CV del grupo coreano. La única opción para el futuro conductor será pedirlo con una caja de cambios manual de 6 velocidades o con una caja de cambios robotizada de doble embrague (7 velocidades). En función de la línea de equipamiento elegida, disfrutará o no de la microhibridación de 48 voltios. En las versiones Air (20.349 euros) o Twist (21.799 euros), el bloque carece de él. Con las variantes de gama alta Techno (24.599 euros) o Sky (27.299 euros), se impone automáticamente bajo el capó del Bayon.

Más parecido a un crossover que a un verdadero aventurero, el Bayon no da la impresión de dominar la carretera. Sin embargo, esto le permite mostrar un comportamiento en carretera bastante dinámico, bien ayudado por su suspensión bastante firme. Pero no incómodo. El Bayon no es dinámico y juguetón como el Ford Puma y el Opel Mokka. Pero es eficiente y bastante agradable de conducir. Su pequeño motor de tres cilindros sobrealimentado es suficiente para deslizarse con serenidad entre el tráfico. Al menos si cuenta con la micro-hibridación de 48 voltios que ofrece nuestro modelo de prueba.

El bloque se beneficia entonces de la pequeña ayuda de su alternador de arranque para suavizar su aceleración a bajas revoluciones. Luego resulta muy suave en su uso. Gracias a esta microhibridación, el coche también puede evolucionar muy a menudo en modo de rueda libre con total discreción. Esto es así tanto con la caja de cambios de doble embrague como con la caja de cambios manual “inteligente” con embrague robotizado.

Aunque el Bayon se conforma con una oferta mecánica bastante básica, este recién llegado se beneficia de un contenido tecnológico de referencia para su segmento. Esto es cierto para sus ayudas electrónicas, pero también para su sistema de infoentretenimiento. El salpicadero, basado en el del i20, combina dos grandes pantallas de 10,25 pulgadas y atraerá a los geeks gracias a sus numerosas funciones conectadas. Por otro lado, hay que destacar el uso casi exclusivo de plásticos duros poco favorecedores al tacto a bordo.

El Bayon es una inteligente incorporación a la familia de SUV de Hyundai, con sus sobrias características técnicas y su original estilo. Sin embargo, la oferta mecánica es bastante limitada y la política de precios es bastante restrictiva. A falta de opciones individuales, será necesario subir de categoría para conseguir la atención que desea.