Béisbol y lesiones

PIN Béisbol y lesiones

El béisbol se considera el pasatiempo de Estados Unidos y miles de personas han visto, jugado o participado en algún tipo de juego a lo largo de su vida. ¿Alguna vez has visto el juego y te has preguntado cómo estos lanzadores son capaces de hacer tantos lanzamientos como lo hacen sin que se les caiga el brazo? Las lesiones en el béisbol son muy comunes, especialmente en los lanzadores. Con el movimiento repetitivo y la constante torsión de su brazo para lanzar ese lanzamiento perfecto, estos jugadores están destinados a terminar con una lesión por movimiento repetitivo. Entonces, ¿cómo se pueden prevenir estas lesiones? Cuando estás en las grandes ligas la ayuda médica y la prevención te esperan a la vuelta de la esquina. Sin embargo, el momento más crítico para inculcar la educación adecuada en la prevención de lesiones para la longevidad es cuando se está aprendiendo el deporte en las ligas menores.

Todo comienza con una instrucción adecuada sobre el lanzamiento, incluyendo la forma, la mecánica y las sensaciones. Tener un entrenador de lanzamientos o trabajar individualmente con un entrenador cualificado puede ayudar a inculcar estos hábitos desde el principio. La forma correcta de lanzar es muy importante, ya que lanzar de forma incorrecta sólo pondrá una tensión innecesaria en las diferentes estructuras alrededor de la articulación, lo que posiblemente le predisponga a un desgarro o a una lesión por uso excesivo. Es importante saber cuándo dar a tu entrenador o a tus padres información sobre cómo te sientes y si tienes dolor o no. Detectar una lesión a tiempo puede ayudar a prevenirla o a acelerar la rehabilitación.

Siempre hay que empezar con un calentamiento para aumentar el flujo sanguíneo antes de empezar a lanzar esas pelotas rápidas. Cuando tu cuerpo está frío hay menos flexibilidad en los músculos y tejidos blandos, por lo que tu cuerpo será más propenso a cosas como las distensiones o los esguinces. Además, el hecho de que quieras ser lanzador no significa que no puedas jugar en el campo de vez en cuando. El lanzamiento es un movimiento muy repetitivo, como ya se ha dicho, tomarse un día libre y dar un descanso a tu brazo podría significar la diferencia entre mantenerse sano o adquirir una lesión.

El entrenamiento cruzado también es importante. Debes asegurarte de que tu cuerpo es fuerte y la articulación del hombro está sana. El fortalecimiento y los estiramientos adecuados son imprescindibles junto con el cambio de actividad. Fuera de temporada, juega al baloncesto o al fútbol. Dale a tu cuerpo la oportunidad de usar tus brazos de una manera diferente. Esto ayudará a mantenerlos fuertes y a la vez permitirá una especie de período de descanso.

Lo que estos atletas profesionales logran en cada partido en el campo no es definitivamente una tarea fácil, pero recuerde, el trabajo duro y la educación es la mejor defensa para ayudarle a alcanzar sus metas. Si sientes dolor al practicar cualquier deporte, siempre debes buscar el consejo de tus compañeros, entrenadores e incluso fisioterapeutas sobre cómo mantener tu cuerpo sano para que puedas seguir disfrutando del juego.